Estos elementos conforman el diseño de espacios turísticos, que ha evolucionado a lo largo del tiempo según las técnicas empleadas para construirlos. Además, la aparición de tecnologías nuevas permite interacciones nuevas con nuestro entorno: conexión constante con fuentes de información, geoposición y realidad aumentada.
Se trata de unas tecnologías que están reconfigurando el espacio turístico y, por tanto, abriendo posibilidades a nuevas capacidades de experiencia y significado para conocer, interpretar, descubrir y relacionarnos con el entorno.
Estas herramientas permiten diseñar espacios inéditos (lugar + comunicación) de experiencias culturales (y de ocio) que se articulan en torno a narrativas nuevas: poniendo en valor patrimonios emergentes y abriéndose a un campo por explorar y construir.

En este contexto, podríamos decir que la comunicación obedece a leyes nuevas, y la participación y las redes han adquirido un protagonismo extraordinario, así que deberemos tenerlo en cuenta para asumir el reto y utilizar otras maneras de comunicar e interactuar.

Nuestro planteamiento se basa en transmedia storytelling, la técnica de comunicar y de relatar una experiencia a través de múltiples plataformas y formatos que utilizan las tecnologías digitales actuales. Es decir, emplear nuevas y diversas herramientas de comunicación (web, apps…), usar el relato y el juego como herramientas de implicación e inducir o favorecer la participación. Desde el punto de vista de la producción, implica crear contenido que involucre a una audiencia mediante el uso de técnicas que enriquezcan su experiencia turística.

Las narrativas son un vector de éxito de los destinos turísticos

 

Los destinos turísticos son el alma de la experiencia turística y tienen la capacidad de estructurarlos. Se trata de convertir el relato (el cuento, la historia) en el verdadero eje articulador de un viaje para que nos haga soñar y enamorarnos de un destino. Si añadimos tecnología digital, posibilitamos una mejor y más rica experiencia de usuario. Esta mezcla de ambos nos ofrece una herramienta potente e innovadora para poner en valor un lugar: dotarlo del espíritu o genius loci, en términos modernos: transmedia storytelling.

En un universo transmedia cada relato se convierte en un producto turístico, articulando los medios sobre el territorio como un tablero de juego en el que el visitante es el protagonista y adopta un rol activo.

Iternatura no solo aplica tecnología sino que dinamiza el destino turístico en torno a ella. Para llevarlo a cabo, establece relaciones entre el público visitante y la oferta comercial del destino: se trata de asentar y difundir geobranding, place branding o destination marketing, es decir, comunicar la imagen de un territorio a un mercado objetivo.

Lo anterior contribuye a proteger y promocionar la diversidad y la oferta con menos recursos y capacidad de hacerse visible por medios convencionales. Entendemos el concepto como un servicio integral y como una respuesta inteligente para el desarrollo sostenible local.

Iternatura_1920x600

Resultados

01.

GENERACIÓN DE NUEVA OFERTA TURÍSTICA CULTURAL DE CALIDAD.

La cultura como elemento vertebrador de la oferta preservando y dando a conocer los símbolos de identidad del lugar.

02.

MEJORA DE LAS RELACIONES TURISTA-CIUDADANO.

La convivencia entre visitantes y residentes no solo debe ser armónica sino también sinérgica, generando complicidad ciudadana.

03.

ESTABLECIMIENTO DE RELACIONES DIRECTAS ENTRE EL PEQUEÑO COMERCIO Y LOS VISITANTES.

El geoposicionamiento del pequeño comercio, cómplice en la dinámica de juego, al alcance del turista.

04.

DIVERSIFICACIÓN DE LOS PRINCIPALES FLUJOS DE VISITA CON NUEVOS PRODUCTOS.

Los recursos potenciales del lugar se ponen en valor cubriendo la necesidad de metabolizar la congestión hacia nuevos espacios de uso turístico.

05.

MAYOR PRESENCIA EN LAS REDES SOCIALES.

Nuevos canales de comunicación con la posibilidad de enlazarlos con redes sociales como forma de promoción y entrada.

06.

AUMENTO DE LA CAPACIDAD DE ELECCIÓN DEL TURISTA Y SU INDEPENDENCIA.

El turista se convierte en viajero o explorador, protagonista de su experiencia.

07.

APROVECHAMIENTO DE CONTENIDOS DE OTROS ÁMBITOS.

Marketing de contenidos de calidad para enriquecer, facilitar, incrementar y renovar la experiencia viajera.

08.

IMPLICACIÓN Y RELACIÓN CON OTRAS INICIATIVAS.

Que trabajen en la misma dirección, como oferta local, centros de interpretación, museos…

09.

SUPERACIÓN DE LA INVISIBILIDAD.

Mediante la recolección de big o small data. El consumidor tipo millennial se caracteriza por un comportamiento “invisible” en su trato con el destino pero, al mismo tiempo, espera mantener una experiencia hiperconectada con sus afines donde transmitir las emociones captadas. Es coherente con las nuevas formas de viajar.